RSS Feed

Empadronamiento en Belén.-03-octubre-2018

Posted by Caminante y peregrino

Mosaico de la iglesia Kahrié-Djami en Estambul
      Pues sí. José y María ya eran un matrimonio más en la sociedad de aquel pueblecito de Galilea llamado Nazaret.
EDICTO DEL CÉSAR DEL CENSO ROMANO
      Pero todo no fueron alegrías, porque 'en aquellos días apareció un decreto del emperador Augusto ordenando que se empadronaran los habitantes. Este censo fue el primero que se hizo durante el mandato de Quirino, gobernador de Siria'. (Lc. 2, 1-2).
CAMINO DE BELÉN.-JOSEPH F. BRICKEY
      Y aunque parece ser que a todos les vino mal, todos lo tenían que cumplir, con agrado o sin agrado, 'porque todos iban a inscribirse a su ciudad', y eso suponía en no pocos casos, unos desplazamientos con todas las molestias e incomodidades que nos podamos imaginar.
Mosaico bizantino. 1315 - 1320
      José y María no eran ninguna excepción. En realidad no es descabellado pensar que ese empadronamiento era para ellos en concreto, porque Quien María llevaba en su seno era el que Israel esperaba desde muchísimo tiempo atrás.
 BUSCANDO POSADA EN BELÉN.-JAMES TISSOT
      Y esto debía realizarse según los designios y planes de Yaveh: 'En cuanto a ti, Belén Efrata, la más pequeña entre los clanes de Judá, te sacaré al que ha de ser soberano de Israel'. (Miq. 5, 1).
BUSCANDO POSADA EN BELÉN.-WILLIAM HOLE.-S. XIX--XX.
      Evidentemente ellos no lo sabían, pero la profecía de Miqueas, continúa diciendo: 'Por eso el Señor abandonará a los suyos hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz'. (Miq. 5, 2).
Tampoco los parientes tenían sitio...
      Si nos paramos a pensar en el viaje, en la distancia, en el embarazo de María,... no debió ser muy cómodo, y menos todavía, para la futura madre. En cuanto a José, debió padecer mucho contemplando el sufrimiento, las angustias, el agotamiento de su esposa, que les obligaría a hacer varias paradas a lo largo del camino, quizá más veces que a otras personas sin esos inconvenientes.
EN LA  POSADA DE BELÉN.-JAMES TISSOT
      Pero José supo estar y supo hacer. Ciertamente tenía el apoyo y la asistencia del Dios de Israel, pero las iniciativas y el cuidado humano como hombre y cabeza de la familia era suyo. Y la búsqueda de soluciones de cuanto iba surgiendo, también, como demostró cuando llegaron a Belén. Es posible que María ya presentara síntomas de la proximidad del parto y aún no tenían lugar alguno para reposar y esperar el momento, ya inminente, del alumbramiento.
BUSCANDO POSADA EN BELÉN 2.-Joseph F. Brickey
      José debía estar desesperado y angustiado al no encontrar ningún lugar para ella y el Niño. Todo estaba ocupado. Alguien, viendo el estado y los dolores de aquella joven esposa, debió sentir pena por ella y los encaminó a los corrales de los ganados en las afueras del pueblo pero relativamente cercanos. Allí, al menos, podrían estar bajo techo.

      Y allí se encaminaron. Y allí se fueron manifestando los distintos acontecimientos que ocurrieron.