RSS Feed

José ante el embarazo de María.-23-oct.-2010

Posted by Caminante y peregrino

BARROCO.-Domenico Guidi

Una vez cumplida su misión en casa de su prima Isabel, María volvió a su casa. Poco se sabe de este período, por no decir que no se sabe nada, pero lo cierto es que José, su esposo, debió enterarse de su embarazo y dentro de sus cavilaciones, tuvo una reacción ejemplar. Esto nos dice el Evangelio.

CAPITEL ROMÁNICO

‘El nacimiento de Jesús, el Mesías, fue así: su madre María estaba prometida a José y, antes de vivir juntos, resultó que había concebido por la acción del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió separarse de ella en secreto. Después de tomar esta decisión, el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo:

DOMINGO MARTINEZ.-BARROCO.- SIGLO XVII - XVIII

- José, hijo de David, no tengas reparo en recibir a María como esposa tuya, pues el hijo que espera viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.

Gaetano GANDOLFI

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por el profeta:

Georges de La Tour.-BARROCO.-1640

La virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán por nombre Emmanuel, (que significa: Dios con nosotros).

James Tissot.-SIGLO XIX

Cuando José despertó del sueño, hizo lo que el Ángel del Señor le había mandado: recibió a su esposa y, sin relaciones conyugales, ella dio a luz un hijo, al que José puso por nombre Jesús’.


LORENZO TIÉPOLO.-BARROCO

Mateo lo relata de forma tan clara que no necesita ningún comentario. Así han visto ‘El sueño de José’ recibiendo el aviso del Ángel, distintos artistas de todos los tiempos.


Giacomo Triga.-BARROCO TARDÍO

La visitación de María a su prima Santa Isabel (09-10-2010)

Posted by Caminante y peregrino

Carl Bloch

Hemos ido viendo, especialmente a través de los cuadros de la Anunciación, las características que han tenido cada uno de los movimientos artísticos a lo largo de la historia del Arte.


JAMES TISSOT

Ahora ya voy a centrarme más en el objetivo que tengo (veremos si lo consigo, aunque sea medianamente bien) de presentar una biografía de Jesucristo a través del Arte. Aunque haya un texto mínimo explicatorio, que por otra parte es básicamente necesario, es el cuadro, la imagen, lo que deseo que sea el protagonista de la entrada y que nos haga comprender el altísimo valor del nacimiento de Jesús, Dios y Hombre verdadero, que vino a acampar entre nosotros. Pero especialmente, su Pasión, Muerte y Resurrección. Pero ya iremos llegando a todos esos puntos.


GHIRLANDAIO

Siguiendo el relato de San Lucas, después de la Anunciación marchó a visitar a su prima Isabel, al revelarle el Ángel que estaba en el sexto mes de gestación. Isabel vivía en la montaña, en una ciudad de Judá llamada Ain-Karim, a unos seis kilómetros al oeste de Jerusalén.


FRA ANGÉLICO

Es de suponer que no viajaría sola, lo cual significa que tuvo que ir en alguna de las caravanas que hacia allí se dirigían y que atravesaría Galilea, Samaría y parte de Judea antes de llegar a su destino.

ALONSO CANO

No es imposible pensar que de la forma que considerase oportuna, Dios también comunicó a Isabel lo que ocurría con María, a tenor del recibimiento que le hizo: ‘Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño empezó a dar saltos en su seno. Entonces Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a grandes voces: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿Cómo es posible que la Madre de mi Señor venga a visitarme? Porque en cuanto oí tu saludo, el niño empezó a dar saltos de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha dicho el Señor, se cumplirá. (Lc. 1, 39-45).


CATEDRAL SAGRADA FAMILIA.-GAUDÍ

La respuesta de María al saludo de su prima fue el asombroso ‘Magníficat’ que tantos momentos de meditación, oración, escritos literarios y religiosos, y muchísimas cosas más ha inspirado a tantas y tantas personas en el mundo durante tantos siglos: ‘Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador…’ (Lc. 1, 47-55).


Rogier van der Weyden, 1435

Después, María permaneció con su prima ayudando en las tareas domésticas y cabe suponer que también en el parto.


GIOTTO.-GÓTICO

Es cuestión de meditar el relato de los Evangelios sobre este pasaje de los mismos y en cómo lo han visto los artistas en las diferentes etapas del Arte. Les dejo con la contemplación de este tema.

Rembrant.-BARROCO

RAFAEL SANZIO