RSS Feed

El valor de la Caridad.-22-marzo-2013

Posted by Caminante y peregrino

PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO.-GIACOMO CONTI.-S.XIX


¿Cuántas veces habremos oído decir o habremos dicho la expresión ‘ser o actuar como un buen samaritano’? Ustedes no lo sé, pero personalmente la he oído muchísimas veces y también la he empleado. Cada vez que alguien ha tenido el gesto de ayudar a un semejante en algo se le ha aplicado esta expresión. Incluso cuando estudiaba la carrera era frecuente que invitáramos a algún compañero a que actuara como ‘buen samaritano’ para explicarnos un tema o concepto que no terminábamos de entender.

Es indudable que esta expresión encierra un altísimo contenido de lo que supone ser solidario, uno de los valores humanos, si no cristianos, que hoy está casi en desuso. Se dan casos en los que cuando alguien la emplea en una situación límite ayudando a un semejante, llama poderosamente la atención como si fuese algo desconocido. Incluso causa admiración hacia la persona protagonista del suceso que fuere.
WALTER RANE.-S.XX-XXI
Jesucristo no fue ninguna excepción en esto que comentamos. Y no desaprovechó la ocasión de emplear su didáctica magistral en una ocasión que se le presentó. Veámosla por partes. Nos lo encontramos en pleno diálogo con un doctor de la Ley que con el supuesto pretexto de ‘saber más’, pero realmente para tentarle y ver si lo cogía en alguna contradicción, le pregunta: ‘Maestro, ¿qué haré para alcanzar la vida eterna? Él le dijo: -¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees? Le contestó diciendo: -Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y al prójimo como a ti mismo. Y le dijo: -Bien has respondido. Haz esto y vivirás. Él queriendo justificarse, preguntó a Jesús: -¿Y quién es mi prójimo?’ (Lc. 10, 25-29).
Jan Wijnants.-BARROCO
Siempre nos tropezamos a lo largo de los Evangelios con un sin fin de ocasiones de tentar o poner a prueba a Jesús. Sabían que dominaba las Escrituras y la Ley (¡naturalmente que las dominaba!), pero no cejaban en su empeño. El Maestro lo sabía y no se arredraba. En esta ocasión, tampoco. Al contrario, aprovechó la ocasión para hacer ver a todo su auditorio, incluido el doctor de la Ley, para demostrarle quién era el ‘prójimo’. Y no lo hizo directamente, sino que como buen pedagogo expone una situación y lo conduce al descubrimiento de aquello que desconocía o que fingía desconocer, dando así ocasión para que surgiera uno de los pasajes más cautivadores del Evangelio lucano.
HIPPOLYTE FLANDRIN.-ACADEMICISMO
‘Tomando la palabra Jesús respondió: «Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores que le desnudaron, le cargaron de azotes, y se fueron dejándole medio muerto’. Posiblemente esto fuese algo frecuente en la época, pues cuando había que dirigirse a un lugar determinado solían hacerlo en caravanas precisamente para evitar este tipo de situaciones, además de otras. Y si alguien se aventuraba se exponía a que le sucediese lo que al protagonista primero de la parábola. Y hace notar un detalle absolutamente necesario para la explicación: le dejaron medio muerto.
-Lanceloot Blondeel .-S.XVI
Continúa el relato presentado un par de personajes secundarios, aparentemente sin importancia, pero que sí la tienen. Y mucha. ¿Quiénes eran y a qué se dedicaban? ‘Casualmente, bajaba un sacerdote por aquel camino y, al verle, pasó de largo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio también y pasó adelante’. Un sacerdote y un levita.
George Frederick Watts.-SIMBOLISMO

El sacerdote era, básicamente, quien presidía los actos litúrgicos en el Templo. Él ofrecía los sacrificios y los presentaba a Dios como mediador entre Él y los hombres. Los levitas eran los auxiliares de quienes oficiaban en el Templo, o sea, de los sacerdotes, y cuidaban del mismo. Y pasaron de largo a pesar de haberlo visto. Tal vez porque hubieran incurrido en alguna impureza que les habría impedido realizar sus funciones en el Templo, que de por sí, eran importantes para los judíos. Precisamente los pone Jesús a ellos para hacer ver a quien le había hecho la pregunta y a quienes allí estaban presentes lo realmente importante y fundamental. Vamos a verlo.
VAN GOGH, VINCENT.-POSTIMPRESIONISMO

‘Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión; y, cercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él.’ Todavía refuerza más el cuadro de la acción de la parábola. Entre tanta gente como podía pasar por allí fue, precisamente, un samaritano que, como ya sabemos y vimos al hablar del pasaje de Jesús con la mujer samaritana, éstos y los judíos estaban enemistados.
EUGÈNE DELACROIX.-ROMANTICISMO

Paro en su actitud se descarga toda la importancia del episodio. No miró que era judío el que estaba malherido. Tampoco tuvo en cuenta que el herido era de otra nacionalidad. Solamente supo ver una persona sufriendo y se olvidó de sí mismo y del trabajo que tenía que hacer y por el que tuvo que pasar por aquel sitio. Le hizo una cura de urgencia, le vendó las heridas y como pudo lo subió a su propia cabalgadura para llevárselo a un lugar seguro y tranquilo: una posada. Allí cuidó de él.
ALEXANDER BIDA.-ROMANTICISMO

Permaneció toda la noche proporcionándole cuantos cuidados fueron necesarios, ya que  ‘Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: "Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva”. Su actitud fue más allá de cumplir con un deber que consideró necesario. Pagó su estancia y los cuidados que pudiese necesitar para volver más adelante, cuando hubiese finalizado su trabajo, momentáneamente interrumpido, volver para conocer su estado y probablemente llevarlo a su casa con su familia. No es descabellado pensarlo de una persona que había obrado de aquella manera. Eso se puede pensar sin temor a error.
Gustave Doré.-S. XIX

Pero la parábola continúa. Jesús se dirige a su interlocutor para dirigirle la pregunta obligada: ‘¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?» El dijo: «El que practicó la misericordia con él». Díjole Jesús: «Vete y haz tú lo mismo». (Lc. 10, 25-37). La respuesta tenía que ser esa y no otra. Cuando Jesús plantea la situación le transmite la respuesta a través de la deducción del doctor de la Ley. Añadiéndole lo que pienso que no se esperaba: Vete y haz tú lo mismo.
GIOVANNI BATTISTA LANGETTI
Aquí finaliza esta parábola que deja mucho para descubrir y deducir. La magistral intervención de Jesús eligiendo a los personajes apropiados, conocidos totalmente por aquella persona y el lugar de la acción, deja patente su dominio de las situaciones y las formas de llegar a sus oyentes, de forma que pudieran comprender total y fácilmente el mensaje que quería transmitir. En este caso hizo patente la primacía de la caridad sobre el propio deber.
Harold Copping.-S. XIX - XX

En la mayor parte de los cuadros que representan esta escena en el lugar donde está el herido y es atendido por el samaritano, la mayor parte de los autores presentan al sacerdote y al levita pasando de largo y en primer plano a los dos protagonistas principales del cuadro, en primer término. Otros solamente se recrean en la escena de la primera cura en lugar. También existen otros, como pueden ver, que van al ‘después’: el momento de llegar a la posada o al momento de subirlo al caballo o bajarlo del mismo.

PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO

La Palabra de Dios, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, es una fuente inagotable de inspiración para pintores y escultores de todos los tiempos. A poco que repasemos la Historia del Arte veremos que hay cuadros y esculturas con escenas contenidas en la Biblia. Este no podía ser un tema que pasara desapercibido para los artistas, como podrá ver en las muestras que les pongo. Disfrútenlas, tanto en el Arte que contienen como en el contenido de la Palabra de esta entrada.
 REMBRANT.-BARROCO

Tú, yo, nosotros, ¿sembradores… de Dios?.-05-marzo-2013

Posted by Caminante y peregrino

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR.-Pieter Bruegel el Viejo.-RENACIMIENTO


Ciertamente suena raro. ¿Cómo que somos sembradores y nada menos que de Dios? Pues…me parece que así es, aunque suene raro. Es éste un tema que me ha obligado a pensar muchas veces, por lo que es en sí mismo y por la relación que tiene con otros. Al menos, esa me parece que es la intención de Jesús cuando la expuso. ¿Estábamos en su mente y en su visión del futuro de su Iglesia? No lo sé, ni lo sabremos nunca, pero teniendo en cuenta el contenido de los Evangelios y que esta parábola forma parte de los mismos, no sería ningún disparate pensarlo.

Verán ustedes. Su contenido no me es extraño. Siendo niño, mi abuelo me contaba muchas veces sus ‘aventuras’ cuando se iba al campo con la comida para todo el día, a lomos de su caballería. Se juntaba con su hermano y otros labradores y trabajaban de sol a sol. Disfrutaba explicándome cómo sembraban, la forma de esparcir la semilla y cómo se hacía la recolección…Recuerdo esto con mucho cariño. Y esto me sirvió a comprender la parábola.

Esta es la que, en primer lugar, me hizo pensar en lo referente al título de esta entrada. El mismo Jesús nos clarifica a través de ella mediante las comparaciones que emplea, nuestra forma de actuar en la vida en relación con las cosas de Dios. 

Nelly Bube.- S.XX.- DIBUJO ALUSIVO

Esta es una parábola que está más que trillada. Muchísimos sacerdotes la han explicado por activa y por pasiva y no cesan de exponernos el significado que tiene y, como Jesús en su explicación posterior a los apóstoles, nos invitan a analizar  nuestra actuación y relación con el Ser Supremo.

Vamos por pasos. La parábola está contenida en los tres Evangelios sinópticos. Los tres evangelistas refieren lo mismo, lógicamente con alguna ligera variante. Pero en el fondo se está planteando en todos ellos que la Palabra va dirigida a todos por igual con el claro objetivo de que seamos receptivos a su contenido, por nuestro bien.

Permítanme una pequeña confidencia. Teniendo hechos ya un par de cursos bíblicos, sentí la necesidad de profundizar en el Nuevo Testamento. Era el año 1966. Diariamente la Palabra era mi compañera después del trabajo nuestro de cada día. Subrayaba todo cuanto consideraba interesante o me ‘decía algo’ de provecho para mi vida. Entrado el segundo mes de 1071 finalizaba la lectura del Apocalipsis. Aquellos cuatro años y medio fueron decisivos para mi vida.

Aquello no podía quedar así y si algo veía claro es que cuanto había meditado y aprendido no podía ser un aprendizaje más o menos intelectual y ahí finalizaba todo. Aquello debía prolongarse en la familia, en la profesión, en los momentos de ocio y diversión con amigos,…y allá nos lanzamos mi esposa y yo. En la Parroquia nos volcamos y cuanto más nos dábamos, más aprendíamos y más nos enriquecíamos. Y más clara era la visión de que realmente era el Espíritu quien trabajaba a través de  nosotros y de cuantos nos poníamos  disposición de Dios.

Uno de los casos más claros era Felisa, una amiga nuestra. No sabía leer ni escribir, pero cuando se ponía a hablar de Jesucristo, de la Virgen, de la Iglesia, hasta las piedras se ponían a meditar y a emocionarse. Cuando le preguntábamos cómo se las arreglaba siempre nos decía que SU Antonio (su marido) le leía el Evangelio o algún texto relacionado con el tema que trataba, pero en el fondo todos estábamos convencidos que Dios actuaba en ella.

Sí. Ella era sembradora de la Palabra. Hacía realidad, como cualquiera que se ponga en sintonía con Jesucristo, lo que San Pablo decía: ‘Yo planté, Apolo regó, pero quien dio el crecimiento fue Dios. Ni el que planta es algo ni el que riega, son Dios, que da el crecimiento. El que planta y el que riega son iguales; cada uno recibirá su recompensa conforme a su trabajo. Porque nosotros sólo somos cooperadores de Dios, y vosotros sois arada de Dios, edificación de Dios’. (I Cor. 3, 6-9).

 HERMANOS LIMBOURG .- GÓTICO INTERNACIONAL

El ejemplo que Jesús puso y que ha perdurado a través de los siglos de Historia de la Iglesia a través de esta parábola no es otra cosa que llamar la atención de la disponibilidad personal de cada uno al escuchar el mensaje que encierra cada fragmento de los Evangelios en orden a nuestra vida y a nuestra relación con el Padre, porque como nos enseñó el Maestro: ‘Lo que mi padre me dio es mejor que todo, y nadie podrá arrebatar nada de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos una sola cosa’. (Jn. 10, 29-30).
Giacomo Bassano.- MANIERISMO
Así, a lo largo de todos los tiempos, se ha ido cumpliendo todo cuanto Jesús había previsto y expuesto en esta parábola, agrupando en cuatro las diferentes actitudes que podemos tomar las personas cuando oímos la Palabra de Dios, según hemos leído u oído tantas veces.

Harold Copping.-S.XIX-XX
Primer Grupo: Lo expone comparándolo con la semilla que al ser sembrada cae junto al camino que, en general, no tiene tierra donde fructificar. ‘…y viniendo las aves, la comieron’ (Mt. 13, 4). Estas personas no reciben el valor de lo sagrado. Creen que les impide prosperar, materialmente hablando. A ellos se les puede aplicar lo que dicen los Hechos: ‘Duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros siempre habéis resistido al Espíritu Santo’. (Hch. 7, 51).

San Pablo también dice: ‘No os portéis como se conducen los gentiles, en la vanidad de su mente, oscurecida su razón, ajenos a la vida de Dios por su ignorancia y por el endurecimiento de su corazón’. (Ef. 4, 17-18). Se empeñan en permanecer en el hombre viejo. Incluso, aun sabiendo el bien que hace la Iglesia, son capaces de perseguirla más o menos solapadamente con el falso pretexto de que la Religión es algo trasnochado. Pero sus hijos van a colegios religiosos.
DOMENICO FETTI.-BARROCO
Son presa fácil de Satanás: ‘A quien oye la palabra del reino y no la entiende, viene el maligno y le arrebata lo que había sembrado en su corazón: esto es lo sembrado junto al camino’. (Mt. 13, 19). Su cristianismo carece de raíces profundas y eso les conduce a olvidar casi en el acto aquello que les pueda llamar la atención del mensaje crístico. Prácticamente es nulo el efecto de la Palabra en ellos.

Segundo grupo: Lo expone comparándolo con la semilla que cae entre piedras. Bajo ellas es posible la existencia de tierra, y sería posible que brotara, pero en estos casos el grosor de la capa de tierra que pueda haber es ínfimo. 

 VINCENT  VAN GOGT .- POSTIMPRESIONISMO

Pronto muere. Reciben la fe, incluso con agrado, pero no actúan según ella por miedo al sufrimiento y a los respetos humanos, con lo cual, sin saberlo, matan su fe.

Estas personas oyen la palabra con gozo. Asisten a la celebración de la Eucaristía y escuchan con agrado las homilías de los sacerdotes. Hasta son capaces de decir ‘¡Qué bien habla! Cuánta razón tiene’. Pero ahí se termina la cosa. Parece que para ellos no va nada. Realmente les entra por un oído la palabra y les sale por el otro sin más consecuencias. Desean retenerla pero la más mínima tentación les hace desistir. No se dejan guiar por el Espíritu.

Tienen un cristianismo infantil, inmaduro, superficial,…Cuando se les presentan pruebas acuden a Dios esperando ser oídos, pero si no salen las cosas como ellos quieren son capaces de recriminar a Dios y pedirle cuentas porque no salen las cosas como ellos quieren. No son capaces de sacrificios, pero Dios tiene infinita paciencia con ellos como podemos ver en el segundo Libro de las Crónicas:

 y mi pueblo, sobre el cual es invocado mi Nombre, se humilla, orando y buscando mi rostro, y se vuelven de sus malos caminos, yo les oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. Mis ojos estarán abiertos, y mis oídos atentos a la oración que se haga en este lugar; pues ahora he escogido y santificado esta Casa, para que en ella permanezca mi Nombre por siempre. Allí estarán mis ojos y mi corazón todos los días’. (2 Cron. 7, 14-16).

‘Lo sembrado en terreno pedregoso es el que oye la Palabra y desde luego la recibe con alegría; pero no tiene raíces en sí mismo, sino que es voluble, y en cuanto se levanta una tormenta o persecución a causa de la Palabra, al instante se escandaliza’. (Mt. 13, 20-21)

Tercer grupo: Lo expone comparándolo con la semilla que ‘cayó entre espinas, las cuales crecieron y la ahogaron’. Desean sinceramente ser buenos cristianos, pero están más pendientes de la moda, de las últimas tecnologías, de tener bienes (incluso acapararlos). Les importa más ‘tener’ que ‘ser’ aun a costa de hundir a otros. Conozco el caso de  alguien que fue dando pasos para ir escalando puestos en el negocio familiar hasta el extremo de hacerse con todo y dejar en la calle a sus hermanos.

François Millet.-REALISMO

La posesión de riquezas les oscurece la mente. Jesús habló de un hombre rico que tuvo una gran cosecha, derribó lo que tenía y quiso hacer graneros más grandes para vivir sin trabajar. Pero esa noche Dios le pediría la vida. (Lc.12, 16-21). ¿Para quién será lo acumulado y de qué le servirá si siendo rico materialmente es paupérrimo ante Dios? El egoísmo preside su existencia y no deja hueco alguno para la vida divina en su interior. No produce frutos en la viña del Señor. ‘¿Qué aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma? (Mt. 16, 26).


San Juan nos relata lo que dice Jesús de estas personas: ‘Yo soy la vid verdadera y mi Padre el viñador. Todo sarmiento que en mí no lleve fruto, lo cortará, y todo el que de fruto lo podará para que dé más fruto. … El que permanece en mí y yo en él, da mucho fruto, porque sin mí no podéis hacer nada. El que no permanece en mí es echado fuera, como el sarmiento, y se seca, y los amontonan y los arrojan al fuego para que ardan….’ (Jn. 15, 1-8).

En definitiva son buena tierra pero no la aprovechan bien. No son capaces de ver los estorbos (las espinas) que se lo impiden. Dicen que aman a Dios y hasta es posible que sea así, pero no renuncian a la posesión de los bienes, al dinero, y… ya sabemos que ‘no se puede servir a dos señores’ (Mt. 6, 24). ‘Lo sembrado entre espinas es el que oye la Palabra; pero los cuidados del siglo y la seducción de las riquezas ahogan la Palabra y queda sin dar fruto’. (Mt. 13, 22).

Cuarto grupo: Lo expone comparándolo con la semilla que ‘cayó sobre tierra buena y dio fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. El que tenga oídos, que oiga’. (Mt. 13, 8-9). A este grupo es al que todos debiéramos pertenecer. Es el de los testigos fieles. Es de los que se dejan la piel por el anuncio del Evangelio. Es el grupo que ha producido muchos Carlos de Foucold, Rosa de Lima, Francisco de Asís, Martín de Porres, Juan de la Cruz, Teresa de Jesús, Mariana de Jesús, Pablo Miki y tantos y tantos cristianos que han dedicado su vida a Jesucristo. 

James Tissot.-S. XIX - XX

A este grupo pertenecen los hombres y mujeres casados o solteros, con cualquier profesión, en pleno siglo XXI, que permanecen fieles al Evangelio aun en tiempos difíciles como los que estamos viviendo.  Así es el cristiano auténtico: da frutos. Mejor dicho. Está dispuesto a que Dios obtenga frutos a través de su disponibilidad para Él. ‘En esto será glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así seréis discípulos míos’. (Jn.15, 8). No solamente damos gloria a Dios cuando decimos ‘Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…’, sino también con nuestra vida y trabajo por Él, con Él y en Él.

A este grupo pertenecen también quienes evangelizan a través de las modernas tecnologías. 

VINCENT VAN GOGH .- POSTIMPRESIONISMO

Se podría mencionar por ejemplo, para no extenderme demasiado, a quienes confeccionan blogs como ‘Reflejos de luz. Pastoral Católica en Red’, ‘Evangelizar con el Arte. Arte, Fe y Cultura’ o ‘El blog del padre Eduardo’ que con sus contenidos enriquecen a sus lectores a la vez que comunican la riqueza pastoral, cultural o espiritual de la Iglesia.

Aquí están quienes han descubierto que son portadores de unos talentos con que Dios los adornó cando los llamó a la vida y los han puesto a funcionar. Cuando se presenten ante el Sumo Hacedor podrán decirle: ‘Señor, tú me has dado cinco, tres o los que sean; mira pues, otros cinco, tres o ¡quién sabe cuántos! que he ganado’. Y lo mejor y más plenificante, será cuando oigamos la respuesta: ‘Muy bien, siervo bueno y fiel. Has sido fiel en lo poco; te constituiré sobre lo mucho. ENTRA EN EL GOZO DE TU SEÑOR’. (Mt. 25, 14-30). Habrá valido la pena cuanto hayamos pasado, ¿verdad?
PARÁBOLA DE LOS TALENTOS
Aquí están quienes continuamente están matando el hombre viejo, caduco ya, para hacer surgir en él incesantemente el hombre nuevo: ‘Dejando, pues, vuestra antigua conducta, despojados del hombre viejo, viciado por las concupiscencias seductoras; renovaos en el espíritu de vuestra mente y vestíos del hombre nuevo, creado según Dios en justicia  y santidad verdaderas’. (Ef. 4, 22-24).

Aquí están quienes continuamente revisan su vida para no fallarle a su Maestro y tienen un corazón recto y perseverante, para lo cual no dejan la oración y los Sacramentos y no dudan en encomendarse a los Sagrados Corazones de Jesús y de su Madre la Virgen para no caer en las tentaciones que continuamente está poniéndonos Satanás para alejarnos de ellos.

SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA