RSS Feed

La Transfiguración de Jesucristo (I).-22-06-2013

Posted by Caminante y peregrino

TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS  EN EL TABOR.-RUBENS.-BARROCO
Hay veces en las que escribir o tratar, siquiera verbalmente, es muy difícil y complicado, especialmente si el tema que se va a tratar es muy conocido. Y para mí, este es uno de esos casos, porque ¿quién de ustedes no ha oído, leído o incluso meditado el pasaje evangélico de la Transfiguración de Jesús en el monte Tabor?
No obstante lo voy a intentar, ya que cuando inicié este blog me planteé el objetivo de presentar la vida del Redentor desde el Arte de todos los tiempos y, por supuesto, desde el punto de vista de la Religión Católica a la que pertenezco y en estrecha comunión con la Iglesia y con el Papa Francisco.
Debo decir que esta perícopa evangélica la he meditado varias veces y siempre he sacado alguna conclusión o enseñanza nueva. Incluso alguna vez he consultado algún que otro libro o artículo que me aclarase alguna cosa. 
 LA TRANSFIGURACIÓN SEGÚN JUAN DE VITORIA.-S. XVI
Y en esta entrada habrá un poco de todo esto. En principio, ¿qué es una transfiguración? En ocasiones se han empleado expresiones como ‘cuando le dieron la noticia se le transfiguró la cara’, como queriendo decir que fue tan grande la alegría que tuvo esa persona que expresión de su rostro cambió por completo.
Pues bien. En el caso de Jesús, la Transfiguración que tuvo ante sus discípulos no supuso en ningún caso que dejara de ser quien era. Cambió la figura, no la sustancia. Cambió su apariencia y forma  habitual, porque quería que los discípulos que eligió vieran y vivieran en vivo y en directo la Gloria de Dios, SU GLORIA, ya que Jesús era el mismo que antes de transfigurarse. Pero vamos a ver cómo nos lo relata San Lucas y comentaremos algunos aspectos.
‘Unos ocho días después de este discurso cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a la montaña a orar. Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, y sus vestidos refulgían de blancos. De pronto hubo dos hombres conversando con El, Moisés y Elías, que aparecían resplandecientes y habla­ban de su partida, que iba a completar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño.
Al despertar, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con El. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: -Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. 
 APÁRTATE DE MÍ, SATANÁS.-JAMES TISSOT.-S.XIX - XX.
No sabía lo que decía. Mientras hablaba apareció una nube que los cubría y quedaron atemorizados al entrar en la nube. Salió de la nube una voz que decía: Este es mi Hijo elegido. Escuchadle. Cuando cesó la voz, Jesús estaba solo. Ellos callaron, y por aquellos días no contaron nada de cuanto habían visto.’ (Lc 9, 28-36)
Un tiempo antes de suceder esto, les había dicho que iba a padecer mucho. Y también en otra ocasión les enseñó que seguirle a Él suponía renuncia personal y padecimientos: ‘Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará’. (Lc. 9, 23-24). Claro, todo esto los tenía preocupado. Y cuando les explicó que era preciso que el Hijo del hombre padeciese mucho y que sería rechazado por los príncipes de los sacerdotes, ‘Pedro, tomándole aparte, le reprendió. Pero Él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro y le dijo: -Quítate allá, Satanás, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres’. (Mc. 8, 31-33).
Después de darle la reprimenda a Pedro, resulta lógico pensar que quisiera que estuviese presente en la Teofanía posterior junto con alguno más, en este caso Santiago y Juan. Debían tener claro que sin la  cruz nada hacemos. 
 LA TRANFIGURACIÓN.-ICONO
Y cada uno tenemos la nuestra. Perdónenme, pero no me resisto a poner lo que dijo el Papa Pablo VI en su alocución del 8 de abril de 1966: ‘El cristianismo no puede dispensarse sin la cruz: la vida cristiana no es posible sin el peso grande y fuerte del deber…si tratásemos de quitarle esto a nuestra vida nos crearíamos ilusiones y debilitaríamos el cristianismo; lo habríamos transformado en una interpretación muelle y cómoda de la vida’. ¿Qué les parece? Pero bueno. Sigamos, pero tampoco podemos perder de vista las enseñanzas que nosotros podemos obtener, como el buenazo de San Pedro las obtuvo.
Existen varios elementos que no podemos pasarlos por alto por la relación que tienen con pasajes del Antiguo Testamento e incluso con otros momentos de la vida pública del Salvador. En primer lugar, el texto lucano nos indica que cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a la montaña a orar’. Quiso compartir con ellos la intimidad del momento y quizá por eso mismo también elige a esos mismos discípulos en otro momento en que también se retiró a orar, porque tenía extrema necesidad y necesitaba verse arropado por esos tres amigos: en Getsemaní, una parte del Monte de los Olivos.. En ambas situaciones, mientras Jesús oraba, los apóstoles se durmieron. De los tres sinópticos, San Lucas es el único que cita que ‘Pedro y sus compañeros se caían de sueño’.
GIOVANNI BELLINI.-RENACIMIENTO
En este último comenzaba su Pasión. En el Tabor se manifestaba su Gloria. Fue mientras estaba orando en este monte en íntima unión con el Padre cuando su rostro se transfiguró. En el huerto de los Olivos, fue en íntima unión con su Padre cuando por su rostro cayeron gotas de sudor y sangre. Parece que no pueden ir solos la Gloria y el dolor. Es como si deseara transmitirnos que solamente a través de la cruz podremos llegar a la Gloria.
Además, elige un monte para manifestar su divinidad. Parece como si  los montes fuesen un signo especial de la presencia de Dios…el monte de las Bienaventuranzas o Sermón del Monte; el Sinaí, también llamado Horeb, para entregar el Decálogo a Moisés; el monte Sión, sobre el que Salomón edificó el templo de Jerusalén; el monte Ararat, donde se depositó el arca de Noé después del diluvio y…el monte Calvario o Gólgota para finalizar su sacrificio redentor. El Salmo 24(23), 3, hace referencia a algunos de ellos como si fuesen especialmente santos cuando dice: ‘¿Quién subirá al monte del Señor? ¿Quién podrá estar en su recinto santo?’
TRANSFIGURACIÓN DE JESUCRISTO.-TRÍPTICO.-GERARD DAVID.-GÓTICO FLAMENCO
En la parte siguiente entran dos personajes nuevos. ‘De pronto hubo dos hombres conversando con El, Moisés y Elías, que aparecían resplandecientes y habla­ban de su partida, que iba a completar en Jerusalén’. ¿Por qué ellos? Es que si nos damos cuenta, no podían ser otros. Toda la estructura religiosa del pueblo israelita se fundamentaba en estos dos personajes por lo que representaban: La Ley y los Profetas. Moisés recibió la Ley de Dios, la voluntad de Dios, las Normas que Dios daba a su pueblo elegido, libre ya de esclavitud y convertido en pueblo cultual que acepta al Dios que Es-El-Que-Es como su Dios, Señor y Rey.
Elías era considerado como el padre de los Profetas. Y son ellos, precisamente ellos, los que vienen a dar testimonio de Jesús, como el anunciado en las Escrituras, puesto que en Él se cumplen todas ellas. 
 PROFETA ELÍAS.-JOSÉ RIBERA.-BARROCO
Están manifestando el fin del antiguo Testamento y el comienzo de una nueva era que conocemos como Nuevo Testamento. San Lucas cita expresamente que el tema de la conversación entre los tres era, precisamente, ‘su partida, que iba a completar en Jerusalén’, en una clara alusión a su Pasión y Muerte. Acaso estuviesen dándole ánimo, como  hombre que era, para llevar a cabo su misión.
En la próxima entrada finalizaremos este tema para no hacerlo excesivamente largo. Que Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Madre la Virgen del Rosario nos bendigan y protejan.
VIRGEN DEL ROSARIO.-MELCHOR PEREZ DE HOLGUIN.-BARROCO COLONIAL

El sábado para Jesús (y III).-04-junio-2013

Posted by Caminante y peregrino

CURA UNA MUJER ENCORVADA.-AUTOR DESCONOCIDO
Con esta entrada finalizo el tema de la importancia del sábado para Jesús. En las entradas anteriores hemos ido viendo cómo el Maestro dice muy claro que ha venido para perfeccionar la Ley. Pero de manera que se viva según el espíritu de la misma, no solamente teniendo en cuenta la literalidad del texto de la misma, ya que eso les hacía deformarla al quedarse con banalidades y cosas sin importancia. En ese punto es donde más se centra para hacer ver a los escribas y Fariseos los fallos que les encuentra, pero no para cogerlos en falta con mala fe, sino para intentar remover sus conciencias y actitudes de manera que su relación con Dios fuera más fluida y auténtica, según recuerda Mateo: ‘Entended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”; yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores’ (Mt. 9, 13).
Hoy nos encontramos con dos nuevos casos. Distintos pero complementarios y apuntando al mismo objetivo: El sábado ha sido hecho para el hombre. No el hombre para el sábado. En esta sociedad tan ajetreada en la que vivimos, ¿no estamos deseando que llegue el fin de semana para descansar, estar con la familia y disfrutar de ella, olvidándonos un poco de nuestros quehaceres habituales? La lectura, el ocio hogareño, una mayor dedicación a nuestras relaciones con Dios y la Virgen, suelen ser cosas habituales.
Centrándonos en el tema de hoy nos encontramos a Jesús y sus apóstoles cruzando un campo sembrado de trigo. 
DISCÍPULOS DE JESÚS ARRANCAN ESPIGAS EN SÁBADO.-Gustave Dore.-S. XIX
Era sábado, pero vamos a dejar que sea San Marcos quien nos lo recuerde: ‘Caminando Jesús entre las mieses en día de sábado, sus discípulos empezaron a arrancar espigas. Los fariseos le dijeron: -Mira, ¿cómo hacen en sábado lo que no está permitido? Y les respondió: -¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad y sintió hambre él y los suyos? ¿Cómo entró en la casa de Dios, bajo el pontífice Abiatar, y comió los panes de la proposición, que no es lícito comer sino a los sacerdotes y los dio asimismo a los suyos? Y añadió: -El sábado fue hecho a causa del hombre y no el hombre por el sábado. Y el Hijo del hombre es dueño del sábado’. (Mc.2, 23-28).
Como en todos los fragmentos evangélicos podemos ver distintos puntos, pero voy a centrarme en unos pocos solamente. A) El hecho desencadenante. ¡Habían cogido unas espigas de trigo del campo que atravesaban! ¿Tendrían hambre quizás? La respuesta de Jesús da entender que, al menos, tenían algo de apetito. 
HAROLD COPPING.-S. XIX - XX
Pero los fariseos solamente veían la transgresión, realmente ridícula, si tenemos en cuenta la cantidad (no creo que cogieran mucho), pero tenían que intentar poner en evidencia a Jesús. Se dirigen a Él en lugar de dirigirse a los discípulos.
Se quedaban con el ‘está permitido’ o el ‘está prohibido’. Una estrechez de miras realmente importante. ¿Y el corazón? ¿Y la comprensión, incluso disculpa, de un hecho insignificante? Pero tal vez pensaban que ellos y sólo ellos eran los propietarios de la Ley Mosaica y sus intérpretes válidos. Qué pena, ¿no?
REY DAVID Y ABIMELEC.-Aert de Gelder.-BARROCO
B) La respuesta de Jesús. Los fariseos conocían también la historia del pueblo israelita hasta los mínimos detalles. Y Jesús lo sabía. Quizá por eso entra en su terreno proponiéndoles el pasaje de David recogido en los Evangelios. Un primer objetivo es centrarlos en que hay ocasiones en que lo prohibido puede hacerse según la necesidad del momento. Los panes de la proposición estaban reservados únicamente a los sacerdotes, pero David los toma para comer él y los suyos con la anuencia del sacerdote  Abiatar, que ante esa situación pensó que primero era dar de comer al hambriento y las ‘normas’ dejarlas para otras ocasiones. Un segundo objetivo podría ser ponerlos ante su ignorancia del pasaje davídico o que lo pasaran por alto con tal de hacer caer a Jesús en alguna trampa dialéctica.
C) El desenlace. Podríamos decir que tiene a su vez dos partes, a cuál de ellas mejor. A la vez que les recuerda ‘un poco’ de la historia de Israel, pasa a dar un paso más.
FARISEO .- BERTEL THORVALDSEN.-NEOCLASICISMO
 ¿Qué es más importante, un día de la semana (una porción de tiempo en definitiva) o una persona (con sus valores, sus preocupaciones, sus ideales y esperanzas e incluso frustraciones…), capaz de volcar su cariño hacia una persona (marido o mujer, hijos, padres, etc.) y de sacrificarse por otro u otros semejantes?
A poco que nos paremos a pensar, como casi a buen seguro harían los fariseos, una persona vale muchísimo más que unos montoncitos de horas que componen lo que solemos llamar ‘día’. Así lo debieron ver, porque el Evangelio no habla nada de una posible respuesta. Pero Jesús, como siempre, lo deja muy claro: si el sábado existe es porque Dios se lo regaló al ser humano para su descanso y solaz, poniéndose Él mismo como referencia diciendo que el séptimo día de la creación, descansó: ‘Seis días trabajarás, y descansarás al séptimo. Para que descansen también tu buey y tu asno y se recobre el hijo de tu esclava y el extranjero’. (Ex.23, 12).
Pero el mayor valor del relato pienso que es el mensaje que les deja caer para, entre líneas, hacerles ver quién era Él realmente: ‘Y el Hijo del hombre es dueño del sábado’. Es su Señor. 
SACERDOTES Y HERODIANOS DIALOGAN.-ALEXANDRE BIDA .-ROMANTICISMO
Quien dispone es él porque tiene autoridad para hacerlo. Ante esto, ¿cómo reaccionarían los fariseos? San Marcos no dice nada al respecto. Mateo y Lucas, tampoco, pero, como en ocasiones anteriores (Mc. 3, 6) nos podríamos imaginar que discutirían entre ellos para ver cómo se lo quitaban de en medio.
Sin embargo, San Mateo nos presenta este momento con algún detalle más, muy clarificador con el ejemplo que les pone: ‘Tampoco habéis leído en la Ley que en día de sábado los sacerdotes del Templo pueden incumplir el precepto del sábado sin incurrir en culpa? Pues yo os digo que hay aquí alguien más importante que el Templo. Si supierais lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”, no condenaríais a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado’. (Mt. 12, 5-8).
Evidentemente el trabajo de los sacerdotes está en el Templo, sábados incluidos. Es lógico que no pecaran. Pero Jesús es el mismo Dios en forma visible y, aunque los fariseos ni nadie no lo pudieran imaginar, pero esa era la realidad palpable que se estaba dando. Y de ahí venía la autoridad y el señorío del Maestro sobre el sábado. Jesús desea dar a entender que está comenzando una nueva etapa en la Humanidad en la que, como le dijo a la mujer samaritana, ‘ha llegado la hora en que los que rindan verdadero culto al Padre, lo harán en espíritu y en verdad. El Padre quiere ser adorado así’. (Jn. 4, 23).
Con esto pasamos a ver el último ejemplo que propongo sobre este tema. En lo que al blog se refiere tiene un antecedente muy semejante (la curación del hombre que tenía la mano ‘seca’), también ocurrido en la sinagoga y también en sábado. Pero vamos a dejar que sea San Lucas ahora quien nos ponga en antecedentes de este hecho.
JESÚS CURA UNA MUJER ENCORVADA.-J. TISSOT.-S. XIX
 ‘Estaba un sábado enseñando en una sinagoga, y había una mujer a la que un espíritu tenía enferma hacía dieciocho años; estaba encorvada, y no podía en modo alguno enderezarse. Al verla Jesús, la llamó y le dijo: "Mujer, quedas libre de tu enfermedad." Y le impuso las manos. Y al instante se enderezó, y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado de que Jesús hubiese hecho una curación en sábado, decía a la gente: "Hay seis días en que se puede trabajar; venid, pues, esos días a curaros, y no en día de sábado."  Le replicó el Señor: "¡Hipócritas! ¿No desatáis del pesebre todos vosotros en sábado a vuestro buey o vuestro asno para llevarlos a abrevar? Y a ésta, que es hija de Abraham, a la que ató Satanás hace ya dieciocho años, ¿no estaba bien desatarla de esta ligadura en día de sábado?" Y cuando decía estas cosas, sus adversarios quedaban confundidos, mientras que toda la gente se alegraba con las maravillas que hacía’. (Lc. 13, 10-17).
Pero voy a analizar mejor esta perícopa dividiéndola  también en partes. Nos hace ver el evangelista que es Jesús quien está enseñando en la sinagoga, pero a la vez que habla le llama la atención una mujer que también había ido ese sábado, probablemente como otros, a oír a quienes tomaban la palabra y participar de aquella celebración sabática. Ni por asomo podría imaginarse lo que iba a suceder allí. Nada cuenta sobre ella a excepción de lo que dice el mismo Jesús: ‘que Satanás la ató hacía ya dieciocho años’. Pero ella nada pide. Nada habla hasta después de su curación y es para alabar a Dios.
Es Jesús quien toma la iniciativa en esta ocasión llamándola e inmediatamente, sin mediar ningún diálogo previo, la cura. "Mujer, quedas libre de tu enfermedad." 'Y le impuso las manos. Y al instante se enderezó, y glorificaba a Dios’. La Fuerza de Dios actúa de inmediato por la palabra y el gesto de Jesús de imponerle las manos. Eso produce distintas reacciones entre los presentes. El pueblo llano es capaz de manifestar su gran capacidad de asombro ante lo que estaba presenciando. La mujer era convecina de todos ellos, la conocían y sabían sus limitaciones, lo cual les produce la natural alegría. Posteriormente vendrían los lógicos comentarios en días sucesivos en las tertulias familiares o entre vecinos.
Pero…No todo era positivo. El jefe de la sinagoga no estaba por la labor realizada por aquel joven rabí. ¿Cómo se le ocurre curar un sábado y, además, en la misma sinagoga? No solamente no lo entiende, sino que monta en cólera, pero no se atreve a decírselo a Jesús. 
Isaac Snowman.-S.XX
Posiblemente conocería su altísimo conocimiento de la Ley y los profetas y no le interesaba poner en juego su autoridad ante el pueblo. A él se dirige furibundo empeñándose en hacerles ver el ‘delito’ de aquel carpintero que se ha saltado la Ley haciendo lo que estaba taxativamente prohibido: trabajar en sábado. Y la curación era un trabajo. No cesaba en sus advertencias: "Hay seis días en que se puede trabajar; venid, pues, esos días a curaros, y no en día de sábado."  
Era inútil. Todos estaban más pendientes de la mujer curada, felicitándola y congratulándose con ella de su absoluta capacidad para vivir como cualquiera de los que la rodeaban. Pienso que es posible imaginar los abrazos de las otras mujeres que a buen seguro presenciaron su curación, muy posiblemente acompañadas de abundantes lágrimas de emoción por lo que veían. Eso era lo que realmente valía. Eso era lo que realmente no quería ver el jefe de la sinagoga. Y eso es lo que motivó  la reacción de Jesús, quien tomando la palabra se dirigió a él y a cuantos pensaban como él muy duramente.
"¡Hipócritas! ¿No desatáis del pesebre todos vosotros en sábado a vuestro buey o vuestro asno para llevarlos a abrevar?” Eso no admitía discusión alguna. Era una realidad que se daba de hecho. Esos animales eran sus herramientas de trabajo. Descuidar los cuidados que debían tener con ellos era arriesgarse a caer en la ruina y los ingresos familiares podrían disminuir.
ALEXANDRE BIDA.-ROMANTICISMO
 Los estaba poniendo ante su propia incoherencia entre lo que predicaban y lo que realmente hacían algún sábado. Pero aún peor que eso, lo que realmente le molestaba era su cinismo y mala fe.
Pero es que no se detiene solamente ante este hecho material, sino que arremete contra ellos con otro tipo de incoherencia. Son capaces de ayudar a un animal pero ‘a ésta, que es hija de Abraham, a la que ató Satanás hace ya dieciocho años, ¿no estaba bien desatarla de esta ligadura en día de sábado?’ Era lo de siempre. La letra de la Ley, no su espíritu. El uso tiránico de la Ley tergiversando su significado, no la caridad,  compasión o justificación del bien que se le había hecho a esa ‘hija de Abraham’, que era sinónimo de decir que era ‘hija de Dios’. Y eso prevalecía sobre todo. Eso lo justificaba todo. Eso lo valía todo. Eso rompía la tiranía con que muchas veces oprimían al pueblo con la tergiversación de la letra de la Ley.
CURA UNA ANCIANA.- ALEXANDER BIDA.-ROMANTICISMO
Jesús es libre ante esa realidad. La mujer puede enderezarse porque quien la ha curado ha hecho realidad lo que dice el Salmo 145(144), 14: ‘El Señor sostiene a todos los que caen, y levanta a los que desfallecen’. Y para ella le había llegado el momento para mayor gloria de Dios, en ese momento y cuando a partir de él, comenzase a rehacer su vida, en la que, posiblemente, tendría momentos de gratitud hacia quien tanto bien le había hecho, cada vez que recordara el episodio de su curación.