RSS Feed

La Transfiguración de Jesucristo (I).-22-06-2013

Posted by Caminante y peregrino

TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS  EN EL TABOR.-RUBENS.-BARROCO
Hay veces en las que escribir o tratar, siquiera verbalmente, es muy difícil y complicado, especialmente si el tema que se va a tratar es muy conocido. Y para mí, este es uno de esos casos, porque ¿quién de ustedes no ha oído, leído o incluso meditado el pasaje evangélico de la Transfiguración de Jesús en el monte Tabor?
No obstante lo voy a intentar, ya que cuando inicié este blog me planteé el objetivo de presentar la vida del Redentor desde el Arte de todos los tiempos y, por supuesto, desde el punto de vista de la Religión Católica a la que pertenezco y en estrecha comunión con la Iglesia y con el Papa Francisco.
Debo decir que esta perícopa evangélica la he meditado varias veces y siempre he sacado alguna conclusión o enseñanza nueva. Incluso alguna vez he consultado algún que otro libro o artículo que me aclarase alguna cosa. 
 LA TRANSFIGURACIÓN SEGÚN JUAN DE VITORIA.-S. XVI
Y en esta entrada habrá un poco de todo esto. En principio, ¿qué es una transfiguración? En ocasiones se han empleado expresiones como ‘cuando le dieron la noticia se le transfiguró la cara’, como queriendo decir que fue tan grande la alegría que tuvo esa persona que expresión de su rostro cambió por completo.
Pues bien. En el caso de Jesús, la Transfiguración que tuvo ante sus discípulos no supuso en ningún caso que dejara de ser quien era. Cambió la figura, no la sustancia. Cambió su apariencia y forma  habitual, porque quería que los discípulos que eligió vieran y vivieran en vivo y en directo la Gloria de Dios, SU GLORIA, ya que Jesús era el mismo que antes de transfigurarse. Pero vamos a ver cómo nos lo relata San Lucas y comentaremos algunos aspectos.
‘Unos ocho días después de este discurso cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a la montaña a orar. Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, y sus vestidos refulgían de blancos. De pronto hubo dos hombres conversando con El, Moisés y Elías, que aparecían resplandecientes y habla­ban de su partida, que iba a completar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño.
Al despertar, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con El. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: -Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. 
 APÁRTATE DE MÍ, SATANÁS.-JAMES TISSOT.-S.XIX - XX.
No sabía lo que decía. Mientras hablaba apareció una nube que los cubría y quedaron atemorizados al entrar en la nube. Salió de la nube una voz que decía: Este es mi Hijo elegido. Escuchadle. Cuando cesó la voz, Jesús estaba solo. Ellos callaron, y por aquellos días no contaron nada de cuanto habían visto.’ (Lc 9, 28-36)
Un tiempo antes de suceder esto, les había dicho que iba a padecer mucho. Y también en otra ocasión les enseñó que seguirle a Él suponía renuncia personal y padecimientos: ‘Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará’. (Lc. 9, 23-24). Claro, todo esto los tenía preocupado. Y cuando les explicó que era preciso que el Hijo del hombre padeciese mucho y que sería rechazado por los príncipes de los sacerdotes, ‘Pedro, tomándole aparte, le reprendió. Pero Él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro y le dijo: -Quítate allá, Satanás, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres’. (Mc. 8, 31-33).
Después de darle la reprimenda a Pedro, resulta lógico pensar que quisiera que estuviese presente en la Teofanía posterior junto con alguno más, en este caso Santiago y Juan. Debían tener claro que sin la  cruz nada hacemos. 
 LA TRANFIGURACIÓN.-ICONO
Y cada uno tenemos la nuestra. Perdónenme, pero no me resisto a poner lo que dijo el Papa Pablo VI en su alocución del 8 de abril de 1966: ‘El cristianismo no puede dispensarse sin la cruz: la vida cristiana no es posible sin el peso grande y fuerte del deber…si tratásemos de quitarle esto a nuestra vida nos crearíamos ilusiones y debilitaríamos el cristianismo; lo habríamos transformado en una interpretación muelle y cómoda de la vida’. ¿Qué les parece? Pero bueno. Sigamos, pero tampoco podemos perder de vista las enseñanzas que nosotros podemos obtener, como el buenazo de San Pedro las obtuvo.
Existen varios elementos que no podemos pasarlos por alto por la relación que tienen con pasajes del Antiguo Testamento e incluso con otros momentos de la vida pública del Salvador. En primer lugar, el texto lucano nos indica que cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a la montaña a orar’. Quiso compartir con ellos la intimidad del momento y quizá por eso mismo también elige a esos mismos discípulos en otro momento en que también se retiró a orar, porque tenía extrema necesidad y necesitaba verse arropado por esos tres amigos: en Getsemaní, una parte del Monte de los Olivos.. En ambas situaciones, mientras Jesús oraba, los apóstoles se durmieron. De los tres sinópticos, San Lucas es el único que cita que ‘Pedro y sus compañeros se caían de sueño’.
GIOVANNI BELLINI.-RENACIMIENTO
En este último comenzaba su Pasión. En el Tabor se manifestaba su Gloria. Fue mientras estaba orando en este monte en íntima unión con el Padre cuando su rostro se transfiguró. En el huerto de los Olivos, fue en íntima unión con su Padre cuando por su rostro cayeron gotas de sudor y sangre. Parece que no pueden ir solos la Gloria y el dolor. Es como si deseara transmitirnos que solamente a través de la cruz podremos llegar a la Gloria.
Además, elige un monte para manifestar su divinidad. Parece como si  los montes fuesen un signo especial de la presencia de Dios…el monte de las Bienaventuranzas o Sermón del Monte; el Sinaí, también llamado Horeb, para entregar el Decálogo a Moisés; el monte Sión, sobre el que Salomón edificó el templo de Jerusalén; el monte Ararat, donde se depositó el arca de Noé después del diluvio y…el monte Calvario o Gólgota para finalizar su sacrificio redentor. El Salmo 24(23), 3, hace referencia a algunos de ellos como si fuesen especialmente santos cuando dice: ‘¿Quién subirá al monte del Señor? ¿Quién podrá estar en su recinto santo?’
TRANSFIGURACIÓN DE JESUCRISTO.-TRÍPTICO.-GERARD DAVID.-GÓTICO FLAMENCO
En la parte siguiente entran dos personajes nuevos. ‘De pronto hubo dos hombres conversando con El, Moisés y Elías, que aparecían resplandecientes y habla­ban de su partida, que iba a completar en Jerusalén’. ¿Por qué ellos? Es que si nos damos cuenta, no podían ser otros. Toda la estructura religiosa del pueblo israelita se fundamentaba en estos dos personajes por lo que representaban: La Ley y los Profetas. Moisés recibió la Ley de Dios, la voluntad de Dios, las Normas que Dios daba a su pueblo elegido, libre ya de esclavitud y convertido en pueblo cultual que acepta al Dios que Es-El-Que-Es como su Dios, Señor y Rey.
Elías era considerado como el padre de los Profetas. Y son ellos, precisamente ellos, los que vienen a dar testimonio de Jesús, como el anunciado en las Escrituras, puesto que en Él se cumplen todas ellas. 
 PROFETA ELÍAS.-JOSÉ RIBERA.-BARROCO
Están manifestando el fin del antiguo Testamento y el comienzo de una nueva era que conocemos como Nuevo Testamento. San Lucas cita expresamente que el tema de la conversación entre los tres era, precisamente, ‘su partida, que iba a completar en Jerusalén’, en una clara alusión a su Pasión y Muerte. Acaso estuviesen dándole ánimo, como  hombre que era, para llevar a cabo su misión.
En la próxima entrada finalizaremos este tema para no hacerlo excesivamente largo. Que Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Madre la Virgen del Rosario nos bendigan y protejan.
VIRGEN DEL ROSARIO.-MELCHOR PEREZ DE HOLGUIN.-BARROCO COLONIAL

1 comentarios:

  1. Anónimo

    Gracias por tus reflexiones sobre la Transfiguración, me gustaron mucho, voy a hacerme fan de tu blog, que la Virgen Santísima y Nuestro Señor Jesucristo te sigan iluminando.

    Mariana Coronado