RSS Feed

Preludio de la Pasión (III) .- 12-octubre-2014

Posted by Caminante y peregrino

ÓBOLO DE LA VIUDA.-JAMES TISSOT.-S. XIX - XX
      Pienso que no ofrece duda alguna que Jesús, teniendo en cuenta que se le venían encima los días claves de su Misión Redentora, tendría la lógica preocupación de atar al máximo todos los cabos e ir dando las últimas instrucciones y consejos. Cualquier suceso, por insignificante que fuese, podía servirle para dar una nueva enseñanza o pauta de vida, como ocurrió, por ejemplo, con la higuera estéril. Y también tuvo una nueva oportunidad.
     Era uno de los tantos días que estaba en el Templo enseñando y vio un pequeño detalle que llamó poderosamente su atención, precisamente por su insignificancia. Sin embargo su contenido sí era importante, porque a través del insignificante hecho nació una gran enseñanza.
      'Jesús estaba sentado frente al lugar de las ofrendas y observaba cómo la gente iba echando dinero en el cofre. Muchos ricos depositaban en cantidad. Pero llegó una viuda pobre, que echó dos monedas de muy poco valor. Jesús llamó entonces a sus discípulos y les dijo: 
      Os aseguro que esa viuda pobre ha echado en el cofre más que todos los demás. Pues todos han echado de lo que les sobraba; ella, en cambio, ha echado de lo que necesitaba, todo lo que tenía para vivir'. (Mc. 12, 41-44). 
ÓBOLO DE LA VIUDA.-ROBERT FOWLER.-S. XIX - XX
      Cuando Marcos nos hace el relato casi nos está obligando a fijarnos en la contraposición entre las dos actitudes: la de los ricos y la de los pobres, representada en este caso por una viuda, teniendo en cuenta cómo era su situación de desamparo (no tenía el soporte del marido) y también su situación como cualquier mujer en el Israel de los tiempos de Jesús.
      'Muchos ricos depositaban en cantidad'. Seguramente aprovecharían los momentos de mayor afluencia de gente para que todos presenciaran su generosidad. En cambio, la viuda, desde su paupérrimo estado, 'echó dos monedas de muy poco valor'.

       Ese es el punto de partida de la enseñanza del Maestro: además de su generosidad, el cumplimiento con Dios lo puso muy por encima de su propia existencia. Esto provoca en Jesús su admiración: 'Os aseguro que esa viuda pobre ha echado en el cofre más que todos los demás. Pues todos han echado de lo que les sobraba; ella, en cambio, ha echado de lo que necesitaba, todo lo que tenía para vivir'. No sé si en ese momento recordaría el pasaje narrado en el Primer Libro de los Reyes, cap. 17, versículos 8-24. La viuda de Sarepta atendió a Elías, profeta de Dios, con todo lo que tenía para el sustento suyo y el de su hijo. Pero luego se vio la generosa respuesta de Dios a través de Elías agradeciendo su desprendimiento.
      Jesús hace ver a sus discípulos que desde la pequeñez del desprendimiento de lo que necesitaba para su propia subsistencia, se puede servir a Dios quizá mucho más que desde la grandeza y el poderío humanos.
NO QUEDARÁ PIEDRA SOBRE PIEDRA.-JAMES TISSOT.-S. XIX - XX
      Luego 'salió del Templo y, cuando se alejaba, se acercaron sus discípulos para mostrarle las construcciones del Templo. Él les dijo: -¿Veis todo esto? Os aseguro que no quedará aquí piedra sobre piedra. ¡Todo será destruido! (Mt. 24, 1-2) ¿Quiso hacer caso omiso o quitar importancia a lo que sus discípulos le decían con admiración de su Templo?  Pienso que no. Me da la impresión que quiso aprovechar una nueva ocasión para hacerles saber que a pesar de la magnificencia que presenciaban, todo era pasajero. Nada iba a quedar, no solamente del Templo, sino que toda Jerusalén sería destruida. Y la Historia demuestra la veracidad de cuanto les dijo.
     
      Después, silencio. Sin embargo cuando llegaron al monte de los Olivos, volvieron a insistir: 'Dinos cuándo ocurrirá esto, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo'. (Mt. 24, 3-44). 
DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO DE JERUSALÉN. 
      A partir de ahí comienza lo que se ha llamado el discurso escatológico de Jesús. Es extenso, pero acaso deba detenerme en algunos puntos muy significativos en los que, leyendo entre líneas, puede comprobarse que Jesús sabía perfectamente lo que estaba diciendo, lo cual nos da a entender que la vigencia de los Evangelios que contienen el pensamiento, la obra, los consejos, la enseñanza y la doctrina del Maestro están intactos y continúan siendo (y lo serán) absolutamente válidos. A pesar de quien los quiera combatir o manipular. Y no, amigos, no.Ese no es el camino.
      Siguiendo la lectura que Mateo nos muestra en el capítulo 21, versículos 1 al 44, podemos ver algunos 'detalles' que ya fueron advertidos:

  - '¿Veis todo esto? Os aseguro que no quedará aquí piedra sobre piedra. ¡Todo será destruido!' 
SAQUEO DE JERUSALÉN. ARCO DE TITO. ROMA
(El año 70, el ejército romano, al mando del futuro emperador Tito, conquistó la ciudad. Esta y su Templo fueron destruidos en su totalidad).
      - 'Cuidad que nadie os engañe. Vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo 'Yo soy el Mesías' y engañarán a muchos'. Estamos oyendo en nuestros días que nuestro planeta busca un nuevo orden mundial vendiendo la imagen del progresismo y la modernidad, nuevas estructuras, nuevos avances...prescindiendo de Dios. Incluso negando su existencia.
      - ...habrá hambre y terremotos en diversos lugares; todo eso será el comienzo de una gran tribulación'. Países del Tercer Mundo carecen de lo más elemental para comer y apenas tienen agua para beber. Hay ONG's que se parten el pecho para llevarles lo más elemental, pero apenas pueden llegar a atender unos pocos por su excesivo número de necesitados y, en ocasiones, algunos de sus componentes son secuestrados, sin importar su nacionalidad ni la misión que allí les ha traído. Pasan a ser rehenes de bandoleros sin escrúpulos que desean un rescate bajo la amenaza de quitarles la vida. 
 TERREMOTO TSUNAMI.- JAPÓN
      - Entonces os entregarán a la tortura y os matarán y todos los pueblos os odiarán por causa de mi nombre'. Desgraciadamente esto es de fácil comprobación. Es suficiente leer los periódicos o abrir páginas en internet con un buscador apropiado y ver los horrendos crímenes que el llamado Estado Islámico comete contra los cristianos que no renuncian a su fe y no se convierten al islamismo: son torturados y muertos. El Arzobispo católico caldeo de Mosul, Monseñor Emil Nona, ha manifestado a todo el mundo lo que está pasando ahora en Oriente Próximo por parte de los extremistas islámicos. Él ha sido expulsado de su Diócesis y en ésta están destruidos o quemados los templos cristianos.
CRUCIFICADOS POR TERRORISTAS DEL ESTADO ISLÁMICO
      Supongo que no es necesario continuar. Como botón de muestra es suficiente. Además, no estoy descubriendo nada nuevo. Todo el que lee la Palabra y la lleva en su interior es capaz de darse cuenta de esto y de muchas cosas más. Son los signos de los tiempos que todos debemos escudriñar para ver qué nos quiere decir Dios a través de ellos.
    Pero también se preocupa Jesús de darnos unas pautas para la fe y la esperanza. Fijémonos en lo que podríamos decir que es su colofón:
     
 'Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo y las fuerzas celestes se tambalearán. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y todos los pueblos de la tierra se golpearán el pecho, y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con gran poder y gloria. Él enviará sus ángeles con la gran trompeta y reunirá de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo.' (Mt. 24, 29-31).
      Habrá personas de nuestro siglo que podrán decir: '-Bueno. Eso en aquellos tiempos podría tener un sentido. Con los adelantos de hoy no es para tanto. Y lo de los ángeles y las trompetas es para que las gentes de entonces lo entendieran mejor'. Pues...allá ellos. Yo soy de los que piensan que con Dios no se juega y se vive muchísimo mejor teniéndolo como amigo (y como tal, no nos falla), y trabajando con Él, por Él y en Él, que cuestionándolo. Tenemos la Historia para analizar toda su actuación a través de los siglos.
      Si uno de los que piensan en 'fábulas de los tiempos de Cristo' se tropezara con un suceso angustioso en su vida, no sé si seguiría pensando lo mismo o se aclamaría a Él. Un poco más adelante nos pone su ¿rúbrica? Llamémoslo como queramos, pero leamos con atención qué significa ésto: 'Os aseguro que no pasará esta generación sin que todo esto suceda. EL CIELO Y LA TIERRA PASARÁN, PERO MIS PALABRAS NO PASARÁN'. (Mt. 24, 34-35).
      

       JUICIO FINAL

0 comentarios: