RSS Feed

También reposaba.- 28-enero-2013

Posted by Caminante y peregrino


EN BETANIA.-JAMES TISSOT.-S. XIX - XX


Se encontraba algo fatigado. La mañana había sido dura y su cuerpo lo notaba. Así que después de pensarlo, lo hizo. Se puso en camino dirigiendo sus pasos a un lugar cercano a donde se encontraba: Betania. Allí se encontraría con sus tres grandes amigos: Lázaro, Marta y María.



No entra en el campo de lo imposible que este preámbulo, lógicamente ideado, pudiera haberse dado en alguna ocasión. 

 CAMINO DE BETANIA.-JAMES TISSOT.-S. XIX

 Jesús no desaprovechaba el tiempo para la predicación, la enseñanza y la proclamación de la Buena Nueva y eso le llevaba a retirarse Él solo, normalmente a un monte, a orar. Así nos lo relatan los Evangelios: Sucedió que por aquellos días se fue él al monte a orar, y se pasó la noche en la oración de Dios’. (Lc 6, 12). ; ‘Una vez que los despidió, se retiró a la montaña para orar’.(Mc 6, 46). ; ‘Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí’. (Mt 14, 23).


Y en este caso también lo hizo, pero no en el monte, sino a esa casa en la que siempre era bien recibido. 
CORNELIS ENGEBRECHTSZ.-S. XV - XVI
Todo lo que ha sucedido tiene un comienzo y la amistad entre esta familia y Jesús también lo tuvo. Personalmente pienso que pudo ser así, según nos lo transmite San Lucas: ‘Yendo ellos de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa’. 

Cómo pudo ocurrir esta invitación no lo sabemos. Realmente poco importa. Lo cierto es que entre los judíos la hospitalidad era sagrada y Marta, por la razón que sea, la practicó.

Henryk Semiradsky, 1886
Es lógico pensar que tras los saludos normales hizo acto de presencia el diálogo entre ellos y el verbo fácil y cautivador de Jesús atrajo pronto la atención de todos, especialmente de María: ‘Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres’. Claro. Alguien tenía que preparar las cosas y Marta se afanaba por hacerlas bien, pero eso de que su hermana la dejara sola para el trabajo y hubiese tomado la opción de escuchar al Maestro…

E hizo lo que pensó que debía hacer. ‘Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude.» 

 Jan Vermeer van Delft.-BARROCO

Con la misma libertad y confianza con que la trabajadora Marta habló a Jesús, éste le respondió: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada.» (Lc. 10, 38-42).


Si analizamos este momento vemos que transcurre dentro de unos parámetros correctos. También se desprende que entre Jesús y la familia había un clima de confianza mutua que desembocaría en una gran amistad. 
Jan Vermeer van Delft.-BARROCO
Y por poco que nos fijemos, veremos que en la respuesta del Maestro hay una enseñanza que quiso transmitir: el trabajo es importante y necesario, sí, pero no puede distraer de lo fundamental: atender la Palabra. Asimilarla. Meditarla. Ponerla en práctica. Y eso iba bien para Marta, para María y para cualquiera de nosotros.

TINTORETTO, c. 1571.-RENACIMIENTO

Podemos deducir que entre estas dos hermanas y el también hermano de ellas Lázaro y Jesús existió una gran amistad. Pocas veces más salen a relucir en los textos evangélicos, pero tampoco hace falta. Con lo que dicen ya se puede ver esta amistad que queda más clara todavía cuando Lázaro esté enfermo y llaman a Jesús (Jn. 11, 1). Pero eso lo veremos más adelante. Pero sí que nos dicen los textos evangélicos que allí se dirigió en distintas ocasiones. Por ejemplo:

Nikolai Nikolajewitsch.-REALISMO

Mateo nos dice: ‘Y dejándolos, salió fuera de la ciudad, y fue a Betania, donde pasó la noche’. (Mt. 21, 17). Ahora es Marcos quien nos indica: ‘Cuando Jesús entró en Jerusalén, fue al templo y observó todo a su alrededor, pero como ya era tarde, se fue a Betania con los doce. Al día siguiente, cuando salieron de Betania, Jesús sintió hambre’. (Mc. 11, 11-12). Estas citas y las dos anteriormente mencionadas, nos dan a entender que iba con alguna frecuencia a visitar a sus amigos cuando Jerusalén era el centro de su actividad. Eso suponía tener una gran confianza con los hermanos.
HERBERT SCHMALZ.-ORIENTALISTA
¿Se dan cuenta de qué maneras tan diferentes han reflejado los pintores este tema? Les dejo algún cuadro más. Espero que disfruten. Con el Arte, todo es posible.
DIEGO VELÁZQUEZ.-MANIERISMO
Gustave Doré.-S. XIX

0 comentarios: